Ya somos 4

El 17 de Agosto de 2017 ( 170817) nos levantamos todos bien temprano, total no habíamos pasado la mejores de las noches debido a los nervios y la tensión, en unas horas nuestras vidas iban a cambiar y no era para menos.

Ultima foto con barriga


A las 8:00 hr teníamos que estar en el hospital 12 de octubre de Madrid( recordar que es público y quiero recalcarlo bien), muchos nervios,  tales que en cuanto llegamos nos fuimos a admisión y por poco si no veo a mis padres, ya que inmediatamente me pasaron a la sala de espera, les di un beso y me despedí temerosa, estaba muy acojonada por el quirófano, y eso que ya había pasado varias veces en los últimos 6 años, pero siempre tienes ese miedo de que algo va a pasar y no vas a salir, pues eso estaba cagaita por si me iba pa el otro barrio.  

Una vez dentro la ginecóloga me hizo una eco para ver la situación de la placenta previa oclusiva, ya que si estaba hacia delante dificultaría un poco más la cesárea y el riesgo de sagrado era mayor, aunque ya tenían reservada sangre por si las moscas, ( cosa que me encantó), además nos preguntó si el papa iba a querer estar en el parto, what???!! Como que estar en el parto???? Pues si, el papa podría estar conmigo mientras que a mí me abrían en canal, que cosas tan modernas y que geniales, con Pajarito estuvo en la sala de al lado y no le vi hasta pasadas 3 horas. Sin lugar a dudas dijimos que si!!! O mejor dicho yo me adelante con un rotundo SI SI SI jaja.

Cuando llegué a la habitación ya empiezas a notar de que se está acercando el momento, te ponen la vía y te dicen que en seguida te bajan a quirófano, a quirófano ya? Pero si acabamos de llegar!!! 

Pues nada ultima foto y marchando


Llegamos a quirófano y me ponen la epidural, he de decir que el anestesista era muy majo, porque le tengo pánico a las agujas que no veo, y cuando me quise dar cuenta ya me había pinchado, es tannnn leve el pinchazo que a penas te enteras.

A continuación una serie de protocolos escritos que todo el personal de quirófano iba aceptando y repitiendo en voz alta, cosa que me estrañó pero me gustó que todo estuviera bien atado.

Pasados unos minutos el papi entra en quirófano y se pone detrás de mi, ninguno puede ver la operación porque tenemos un panel delante, pero fue emocionante estar hablando de nuestras cosas, riéndonos y sentirnos juntos en este camino. Y a las 10:40 hr la cirujana nos dice:

Bueno pues ya tenemos aquí a Alonso…

Segundos de incertidumbre, pero rompió a llorar, y las lágrimas recorrieron mis mejillas, papa me daba besos, y yo no podía esperar más a verle, y así sin darme cuenta me lo colocan encima!!! Todo amoratado, lleno de grasilla, y ya muero de amor, rompo a llorar más y no podemos ser más felices, estábamos viviendo una experiencia inolvidable, que con el primero no vivimos, y eso gracias al hospital, por hacer un parto respetado.

Ya éramos 4 en nuestra familia.

Durante todo el proceso de cerrar la cesárea, el bebe estuvo encima de mi y papi estuvo sujetándolo junto con la pediatra, que no le quitaba ojo x si pasaba algo.

Y con el mochuelo encima nos vamos a la sala de recuperación. Allí nos esperarían 5 horas de recuperación, que se nos hicieron interminables.

Nada más llegar a la sala llegaron las enfermeras y me ayudaron a colocar al bebe para dar el pecho, yo les conté el problema que tuve con Pajarito, y que iba a intentar que esta vez fuera lactancia materna, pues ellas súper majas ya me empezaron a dar consejos y a enseñarme cómo hacerlo, y se agarró súper bien. 

A la sala de recuperación pudieron pasar los familiares durante un periodo de 10 min, todos estábamos emocionados, y yo sorprendida también de que les dejaran pasar, así mi hermano pudo hacer la primera foto.

Bienvenido al mundo Alonso

Ya una vez que pasaron esas horas donde me exploraban constantemente para saber si la cesárea había cerrado bien, nos subieron a la habitación donde ya pudimos hablar con el resto de familiares.

Haciendo piel con piel desde que nació


La verdad es que fue un día muy intenso, pero teníamos tantas ganas de verle que se olvidó toda latension en cuanto le vimos la carita.

A partir de aquí os contaré mi experiencia en la lactancia materna, sin duda el mayor reto personal que haya hecho nunca.

Anuncios

Semana 38, bye bye barriga

Llegamos a la semana 38, uff como ha pasado el tiempo! Parece mentira que hace a penas unos meses estaba ya preparada para asumir que seriamos solo 3, lo que me costó hacerme la idea de dejar de buscar un embarazo que no llegaba, y ser feliz tal y como estaba. La vida me había regalado un niño precioso y daba gracias de ello.

Y derepente me quedo embarazada, así de sopetón, las fechas de mi última regla no cuadran con la supuesta fecha de ovulación ni del día que …. (papá puso la semillita en Mama), nada tenía sentido… y sin embargo ahí había un ser creciendo, de esto hace 36 felices semanas( 38 para los médicos)

Pues llegando ya a la fecha en la que me iban a practicar una cesárea nos vamos a la ginecóloga de la seguridad social, como sabéis mi embarazo lo estuve llevando por ambos lados, tanto por lo privado como por lo público, pero justo las últimas semanas de embarazo la gine ( privada) que me hizo las cesáreas anteriores estaba de vacaciones y no la vería hasta más tarde, así que seguí yendo por lo público, bueno total que nos programan cesárea para el 17/08/2017.

Marido y yo de los nervios, habíamos pasado mucho desde aquel aborto hace más de 3 años y el hecho de que el nacimiento de nuestro segundo hijo estuviera aquí a la vuelta de la esquina, pues no era para menos.

Lo habíamos conseguido, habíamos conseguido llegar hasta el final, Y el terror de que algo vaya mal te inunda todo el cuerpo.

El día anterior vinieron a visitarnos nuestros sobrinos, vaya revolución en casa! pero me vino genial para desconectar y no pensar en el día que me esperaría mañana.

Así que para inmortalizar las últimas horas de aquella barriga tan prominente, se me ocurrió que mis tres chicos me pintaran un dibujo con rotulador( utilicé unos rotuladores al agua de la marca carioca que se lavan, incluso si te manchas la ropa)

38 semanas ,quedan horas para decirte adiós barrigota

Después de la visita por fin nos quedamos solos. Aunque esa noche ni el papá ni yo dormimos nada, al fin y al cabo estábamos a unas horas de que toda nuestra vida cambiara.

…Así da comienzo uno de los días más felices de mi vida, el 17 de agosto de 2017…

Semana casi 37 y soy mamá Pájaro.

Madre mía esto ya se nos va!!! Estamos en recta final y ya estoy muy loca con el síndrome del nido.

Me he puesto a lavar todos los artilugios del bebé, El carro,la ruedas(si la ruedas también las he lavado para que queden lustrosas) el capazo, el grupo cero, hasta la sombrilla la he metido en la lavadora que no sé cómo no me la he cargado( la lavadora,no la sombrilla)

Y sí señores eso del síndrome del nido existe,Y no sé pero creo que con este segundo embarazo me ha dado más fuerte, también es verdad que con pajarito el carro era a estrenar y de recién nacido tenía muy poquita ropa, ahora he tenido que sacar el carro del trastero, lavarlo bien para que no huela a encerrado, Y nos juntamos con toda la ropa que tenía pajarito de recién nacido más la que me han ido regalando, tal ha sido mi obsesión por lavar( Ni que en casa fuéramos unos guarros) que se me ocurrió meter el colchón del capazo en la lavadora, por si tenía acaros,  pues nada que me lo cargado, porque en cuanto ha tocado el agua la espuma que tenía dentro ha encogido y se ha quedado como una pelota, Y claro por supuesto he entrado en pánico porque lo primero que pensado es como narices voy a usar el capazo sin un colchón, Y lo segundo que he pensado es en que no creo que porque me cargue el colchón voy a tirar a la basura un carro de 1000€ 

Así que nada, me he ido a buscar corriendo en Amazon para saber si realmente venden colchones de capazo sueltos, y bendito Amazon que sí los venden, menos mal que mi hijo no va a estar tumbado encima de un cartón, luego ya estando más tranquila he pensado en la segunda opción que es preguntarle a mi hermana si tenía un colchón cillo que les sobrara, y fíjate tu por donde le sobra un colchóncillo, Y ya por último la tercera opción será que venga mi madre y me lo arregle metiéndole relleno nuevo, que lo hará, pero hasta que llegue ese momento al menos tengo un colchóncillo.

Así que madres del mundo no os volváis locas con el síndrome del nido que a veces es peor el remedio que la enfermedad.

En mi caso este embarazo creo que me he extralimitado, porque aparte de todo lo que acabo de contar, estuve en pleno julio durante tres semanas con obras en casa cambiando los baños, y creo que eso es demasiado síndrome del nido, pero la verdad es que han quedado tan monos.

Y bueno a estas alturas ya tengo la maletita hecha y todo preparado por si al número dos se lo curre venir antes de tiempo, en unos días voy a hacerme una eco y espero que ya me digan fecha de cesárea, que nervios y que ganas ya.

Montaje de minicuna

Vamos al cine

Caminando ya como un pato y casi sin poder movernos, decidimos aprovechar el día del espectador para ir al cine.

Pero no a cualquier cine! A uno que tiene una sala infantil con un tobogán gigante! 

Imaginaros la cara de pajarito cuando vio la sala, si ya de por sí le encanta ir al cine con sus palomitas, ver ese tobogán fue lo más.

Bueno pues nos fuimos a ver la última película de Cars 3, y oye, ver la peli con mi barrigón repanchingá en una tumbona fue lo más!!! Vamos que este cine se ha convertido en mi favorito por excelencia, un poco caro la verdad, pero el día del espectador merece la pena gastarse 1€ más por esa comodidad y por la zona de juegos.




Para los que queráis saber, es la sala Junior de los cines Isla Azul en Madrid, y como veis en las fotos, se nos ve tan mal!!!
Te dejan jugar un rato al inicio de la película y en el intermedio, y claro, la película se hace eternaaaa…

Así pasamos la tarde de ayer, ya de las últimas actividades, si no la última, que haremos pajarito y yo solos, porque, señoras y señores, el numero 2 está ya a punto de llegar!!!