Empezamos nuevo curso nuevos retos

Hola,

En septiembre empieza el nuevo curso escolar, ¡¡alegria!!.

Volvemos a los madrugones de las 7:30 de la mañana, a correr por la autovía para llegar a tiempo para recogerle en la salida, a los mocos, la tos permanente, a las fiestas frenéticas mes sí y mes también. Pero ahora añadimos cosas nuevas y nuevos retos, cómo conseguir que Bebe (ya no tan Bebé) haga pis en un WC, o un orinal, como comer cosas solidas como un adulto, saltar con los dos pies juntos y a la vez, trazos horizontales y verticales, y más retos que mi pequeño tiene que ir superando poco a poco para convertirse en una minipersonita.

Para empezar el curso, en Septiembre se me ocurrió apuntarlo a clases de matronatación, me encanta que se relacione con otros niños y hacer actividades con él, estas clases son principalmente para enseñarles a sobrevivir en caso de que caigan al agua y sepan defenderse, la piscina tiene muy poca profundidad y los padres, o un adulto, se meten con ellos para hacer los ejercicios.

Matronatación

Nosotros estábamos super contentos (mejor dicho yo), me sentía plena de felicidad, me sentía madre realizada, poderosa, nada me podía parar en el mundo!! (ya ves tu la tontería de apuntarse a natación), estaba feliz porque podía hacer una actividad junto con mi pequeño, los dos solos, madre e hijo, habíamos entrado al curso porque es bastante difícil que te den plaza en un polideportivo. Me fui super contenta a comprarme un bañador de natación, una bolsa de deporte, unos gorros de piscina, todo preparado para el primer día de natación.

Bolsa molona de Bebe y Mamá

Cuando llegamos noté el ambiente un poco fresco (de aire) para ser una piscina cubierta, y el agua nada calentita como esperaba, después de media hora de ejercicios de pies y juegos con regaderas mi pequeño salió con los labios amoratados del frío que pasó, así que llevo dos meses pagados y solo hemos ido una vez, aun sigue recuperándose del trancazo de catarro que se pilló el pobre, toda mi ilusión, mi sentimiento de madre poderosa que se come al mundo se ha venido a abajo, ahora tengo el dilema de volver a intentar llevarle a la piscina y ver que pasa, o definitivamente darme de baja porque va a estar acatarrado todo el invierno.

En fin veremos como evoluciona la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s